Ernestours - El arte de viajar

311 4866394 - 311 6106487

© 2016 por ERNESTOURS. Todos los derechos reservados

Reservas plan turístico
  • White Facebook Icon
  • Blanc TripAdvisor Icône
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
Buscar
  • Elise Voisin

Parque arqueológico de San Agustín, tierra misteriosa.

Actualizado: 5 de sep de 2019


San Agustín, pueblo cafetero del Sur del departamento del Huila, se destaca por sus cañones donde corren las aguas del macizo colombiano, estrella fluvial de nuestro país. El canto del río Magdalena se une al sonido de las cascadas y de la fauna de este territorio. Guacharaca, quinquina, toche, tangara y mas se reúnen emitiendo una melodía encantadora que acompañada de los hermosos paisajes, pinta un grandioso cuadro.

Las curvas de las montañas suavizan el paisaje, los indígenas dirán que ven la serpiente arrastrarse en la cima de las montañas, símbolo de fertilidad. A través de este relieve aparece el parque arqueológico de San Agustín, un espacio sagrado en las ricas tierras del Alto Magdalena.

El parque encierra un secreto todavía desconocido oculto en la piedras volcánicas esculpidas por un pueblo misterioso.

Entrando en este espacio, caminamos inicialmente en un terraplén prehispánico, obra de esta comunidad quien vivió en este territorio desde 3300 AC y quien nos dejo vestigios, huella del pasado, de sus tradiciones y creencias. Lo llamaremos el pueblo escultor ya que a la llegada de los españoles las tribus encontradas ya no trabajaban el arte escultórico. Desafortunadamente perdimos toda evidencia, todo rastro de estos artistas. Migraron? Hubo cambio climático? Se sometieron a otra tribu con nuevo orden social, político y espiritual o sencillamente evolucionaron dejando la tradición de esculpir la piedra? Nos quedaremos con muchas incógnitas.


El parque arqueológico tiene una superficie de 78 hectáreas dividas en mesitas, la fuente ceremonial de lavapatas, el alto lavapatas, el bosque de las estatuas y el mueso. Se estima que solamente 30% de los vestigios fueron hallados, se podrán imaginar mas espacios funerarios, ofrendas en todo el territorio de San Agustín, Isnos y Salado Blanco.

Seguimos nuestra visita atravesando un bosque tropical húmedo, rodeados de guadua, heliconia, orquídeas y ficus. Que magia! Este túnel natural nos lleva poco a poco hacia la mesita A donde empieza el espectáculo. Es el momento de pedir permiso a la pachamama y a los ancestros para ingresar en este centro espiritual sagrado con todo respeto.

Descubrimos entonces monumentos megalíticos que durante años estuvieron debajo tierra, protegidos en el corazón del gran espíritu de la naturaleza. Encontramos en la estatuaria una multitud de símbolos, iconos y elementos representando sus lideres y su cosmovisión. Parece ser que estos vestigios era la escritura de este pueblo. Pero quedamos con esa duda, quien eran? Que significaba? Sin duda alguna, vemos la importante conexión con los espíritus de la naturaleza, con los animales de poder quienes representados en su totalidad o en fusión con el hombre nos muestra el poder y el respeto de estos seres. Veremos personajes con largos colmillos símbolo de jaguar y de fuerza. Se resalta principalmente el culto a la vida, la fertilidad, la maternidad, los astros y obviamente la muerte. La muerte no como un fin pero como una transcendencia hacia otro mundo.

La mesita A se conforma de montículos artificiales, dolmenes, tumbas al igual que la mesita B. Nos muestran a través de un complejo trabajo artístico que tenían conocimientos matemáticos, astronómicos, de ingeniera y medicinal. A través el uso de diferentes plantas sagradas, los chamanes podían conectarse con otra dimensión y darle sentido y equilibrio a su vida.

Otro espacio interesante es la fuente ceremonial de lavapatas, lugar sagrado vigilado por protectores acuáticos tal cual la rana, la serpiente y los lagartos. Este monumento único era utilizado por todo el pueblo a fines rituales asociados al agua, elemento que purifica y cura.

Visitando este parque arqueológico declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995, podemos sentir una energía y un misterio omnipresente que hace el encanto de este lugar. Sentimos la energía de un pueblo pacifico y espiritual y de sus animales tótem o sagrados quienes siguen protegiendo el espíritu de estos ancestros.



27 vistas